Entrenamiento de la audición

Ejercicios para nuevos usuarios de audífonos

Adaptarse a algo nuevo no siempre es fácil. La gran cantidad de nuevos sonidos que experimenta con los nuevos audífonos puede resultar agotadora. Para lograr una audición cómoda, es necesario tener una actitud positiva, determinación y paciencia. Vaya paso a paso. Su audición debe adquirir experiencia, en especial en entornos auditivos complejos como salas abarrotadas o conciertos. Al principio, lleve los audífonos solamente unas pocas horas al día.

Estos sencillos ejercicios realizados en el orden correcto facilitarán la transición, con lo cual se asegura poder disfrutar de la vida un poco más cada día.

Ejercicio 1: escuchar

Lea en voz alta para usted mismo. No se preocupe si la voz suena rara al principio. Escuche sus pisadas y su respiración. Haga sonidos suaves, como rozar papel, activar un interruptor sencillo o haga tintinear un juego de llaves. Anote todos los sonidos que escuche en la casa. Descríbalos con adjetivos y júzguelos. ¿Son agradables? ¿Raros? ¡Usted decide! Repita estos pasos cada día según sea necesario. Cuando se sienta cómodo y satisfecho con su evolución, pase al ejercicio 2.

Ejercicio 2: seguir una conversación

Mantenga una conversación con un amigo o un familiar en un entorno tranquilo y silencioso. Vea un programa de televisión o escuche un programa de radio en un entorno silencioso. No intente hablar durante mucho tiempo si no se siente cómodo; el objetivo es avanzar poco a poco. De nuevo, pase al siguiente ejercicio solo cuando se sienta completamente cómodo y seguro.

Ejercicio 3: aprender a tolerar los ruidos altos

Mantenga una conversación en un ambiente ruidoso. Pruebe a charlar teniendo la televisión encendida de fondo. Vaya a un lugar con un entorno auditivo complejo, como un restaurante moderadamente ajetreado. ¡Tenga paciencia! Logrará el éxito si practica. é un paso más en este desafío y mantenga una conversación con varias personas a la vez en un ambiente ruidoso. En lugares ajetreados o con ruido intenso, incluso las personas sin pérdida auditiva deben esforzarse por escuchar lo que necesitan y bloquear el ruido ambiente.

Ejercicio 4: aprender a centrar la audición

Vaya a un lugar abarrotado o con un entorno de ruido intenso. Céntrese en los sonidos que realmente quiere oír. Intente identificar los sonidos que no le sean familiares. Ignore los ruidos no deseados o molestos. En poco tiempo, tendrá experiencia y se habrá familiarizado con la práctica de centrar la atención de un sonido a otro. Vuelva a sus ejercicios siempre que lo necesite y dedique tiempo a disfrutar cómo su audición mejora con el tiempo.